jueves, 1 de diciembre de 2016

Ayshel en diciembre: día 1

He comido mucho turrón de chocolate. Me lo recomendó una chica que hace vídeos y no me arrepiento de mi repentina adicción, aunque en mi acogedor hogar nunca falta de eso. También he saboreado las uvas prohibidas, esas que solo se toman una vez al año, de esas que falta poco por engullir.

El diciembre se ha despertado con aires de calma, lo que supuestamente viene después de la tormenta. Porque un noviembre descarado nos ha mojado hasta las entrañas, y no ha tenido misericordia con nadie.

Hoy lo he intentado con Class Enemy de Nigel Williams. Igual que ayer, igual que mañana. La que yo llamo, la sexta obra de teatro por leer, no se ha dejado. Y eso, que pensaba que todo iría bien después de que creyera haber comprendido Waiting for Godot.

Después de la tormenta viene la calma, y espero que venga para quedarse, no soportaría el dolor de una nueva borrasca.

***
Hola a todos, soy Ayshel y padezco hipergrafía.

O al menos lo simularé, durante un mes, diciembre, el que siempre es feliz para mí. Para que no deje de serlo y para que la palabra escrita sea lo único que me alivie en caso de curvas. 31 días para hablaros de mis demonios personales y de mis pasiones más intensas. 31 días para que os sintáis reconfortados, soñando sobre el agua.

Image and video hosting by TinyPic

No hay comentarios:

Publicar un comentario