sábado, 31 de diciembre de 2016

Ayshel en diciembre: día 31


Corazón, confesor de mis soledades, este es el último día que te dedico este año.

 Gracias por ser el órgano capaz de originar y apaciguar al mismo tiempo mis taquicardias. Porque este año te he cogido con mi puño, cuando estas sacudidas eran verdaderos maremotos. Sin embargo, en ocasiones me estaba muriendo por tu calma, por tu monotonía y por mis rutinas silenciosas.

Gracias por haberme marcado el camino, porque no te has desviado ni un segundo, ahora estoy en la carretera que más se acerca al lugar donde quiero llegar, aunque en ocasiones se bifurque porque otros paisajes y deseos. Pues ellos también tienen derecho a ser observados y considerados.

Gracias por hacerme leer a fuego lento, mi pasado está lleno de multas por exceso de velocidad y ya no podía perder tantos puntos.

 Gracias por encender la radio cuando necesitaba que la música me salvara. Te salvara. Nos salvara. Y por arriesgarte, aunque tuviera que dar frenazos inesperados.

Gracias corazón por ser mi compañero de curvas, esperemos que en el 2017, hayan pocas.

***

Hola a todos, soy Ayshel y padezco hipergrafía.

O al menos lo simularé, durante un mes, diciembre, el que siempre es feliz para mí. Para que no deje de serlo y para que la palabra escrita sea lo único que me alivie en caso de curvas. 31 días para hablaros de mis demonios personales y de mis pasiones más intensas. 31 días para que os sintáis reconfortados, soñando sobre el agua.



viernes, 30 de diciembre de 2016

Ayshel en diciembre: día 30

Colectivo Detroit: Coherencia

"Soy una tía que sigue su senda
sin importarle las pisadas de otros,
que mira con ternura a los locos 
que siguen creyendo que cambiarán el mundo."
Amor Revólver, Loreto Sesma

Todavía era segunda hora de la mañana.  El profesor de matemáticas explicaba unas ecuaciones en la pizarra.  Eran pocos los alumnos que le estaban escuchando.  Tampoco ella era de las que le estaban atendiendo,  su misión consistía en leer a Loreto Sesma mientras miraba las pequeñas gotas de lluvia que se deslizaban por la ventana.  Porque en aquel día de Noviembre, llovía a cántaros.  De vez en cuando miraba indiscretamente la vacía mesa de Manuel.  Hacía una semana que no venía a su clase y su recuerdo había empezado a apenarle. 

Al mismo tiempo, David se tomaba un café por rutina, se vestía y salía a la calle. Se llevaba hospedando desde hacía un par de días en  casa de una persona que técnicamente era un amigo suyo. Le llamaban Manuel.

David solamente sabía de ella que continuaba estudiando música. Ahora averiguaría si todavía estaba estudiando en el mismo instituto donde la conoció. Por eso decidió que lo mejor era ir hacía allí, no sin antes rascar las iniciales de la chica, tatuadas en su muñeca izquierda.

***
Esta vez os proponemos un experimento de cohesión y coherencia. Se trata de escribir tres textos breves, que pueden quedar inacabados, y mezclarlos. Uno de ellos como máximo puede no ser vuestro, pero deberá estar bien referenciado. Podéis utilizar una lógica interna para combinar los textos, o no. Podéis dar alguna pista tipográfica al lector para que identifique las piezas por separado, o no. No es un experimento arbitrario: os daréis cuenta al hacer el ejercicio de que la coherencia en un texto es muy importante, y de que a veces perder el control puede ser muy interesante. Los lectores también tienen un reto en esta ocasión.

He escogido un trozo de un poema del último libro de Loreto Sesma, Amor Revólver y unos textos que formaban parte de dos intentos de novela que nunca terminé de escribir.

Gracias por participar. Recuerda pasarte por el ejercicio de Adri en Billete de cercanías y el de Jen en Quiero ser como Maude. Si tenéis alguna duda del funcionamiento del ejercicio, podéis contactar mediante el correo electrónico: colectivodetroit@gmail.com

Instrucciones para participar:

1. Leer el “enunciado” del ejercicio.
2.Interpretar el “enunciado” del ejercicio libremente
3. Escribir lo que te sugiera
4. Publícalo en tu espacio
5. Cuéntanoslo para que podamos enlazarte tanto en los comentarios como por las redes sociales.
6. No olvides usar el hashtag #ColectivoDetroit, y disfrutar la participación al máximo. 

domingo, 25 de diciembre de 2016

Ayshel en diciembre: día 25


Ya estoy aquí con las manos frías, para intentar explicar mi ausencia. Como no tengo excusa, ni la formulo. Bueno sí, lo admito, he tenido trabajo y un poco de cansancio. Algún que otro susto y ganas de abrazar a mis seres queridos, que el abrazo fuera eterno.

Tengo planes pendientes, así que no me parece sensato mirar el futuro con mala cara y con mis más y mis menos, surgen mi ilusión y mis ganas.

Me siento esa fracasada que asume la derrota como algo que ya forma parte de ella y por eso sabía que no escribiría durante 31 días. Sin embargo, estas últimas semanas, espero estar por aquí.

***
Hola a todos, soy Ayshel y padezco hipergrafía.

O al menos lo simularé, durante un mes, diciembre, el que siempre es feliz para mí. Para que no deje de serlo y para que la palabra escrita sea lo único que me alivie en caso de curvas. 31 días para hablaros de mis demonios personales y de mis pasiones más intensas. 31 días para que os sintáis reconfortados, soñando sobre el agua.




Image and video hosting by TinyPic

martes, 6 de diciembre de 2016

Ayshel en diciembre: día 6

He vuelto a la biblioteca de notas.
Lo esperaba desde hace más de un mes.
Me he sentido demasiado bien.
Creo que puedo seguir tocando,
que todo no estaba tan perdido.

He vuelto a mi biblioteca de notas.
Para tomar mi instrumento, mis partituras,
mis ambiciones y mis sueños.
Creo que me voy a llevar mi saxo a casa,
creo que puedo seguir tocando,
que nada está perdido.









***
Hola a todos, soy Ayshel y padezco hipergrafía.

O al menos lo simularé, durante un mes, diciembre, el que siempre es feliz para mí. Para que no deje de serlo y para que la palabra escrita sea lo único que me alivie en caso de curvas. 31 días para hablaros de mis demonios personales y de mis pasiones más intensas. 31 días para que os sintáis reconfortados, soñando sobre el agua.
Image and video hosting by TinyPic

Ayshel en diciembre: día 5

Las canciones apropiadas en el momento justo.
Ya me estaba durmiendo, junto a Little cousin, que ganó a la que se duerme nada más pisar el sofá, que también estaba allí. Asimismo, el que siempre aguanta hasta el final de la emisión tenía los ojos como búhos, y yo tan adormecida.

Me desperté cuando en el capítulo de Merlí, el padre y el hijo Bergeron paseaban por el Tibidabo, porque estaba sonando una canción de Txarango "Compta amb mi".

Día 5 y todavía llueve. Habrán más canciones en el momento oportuno, pero hasta la fecha, me quedo bailando bajo mi propio paraguas mientras me sugieren que cuente con ellos.

***
Hola a todos, soy Ayshel y padezco hipergrafía.

O al menos lo simularé, durante un mes, diciembre, el que siempre es feliz para mí. Para que no deje de serlo y para que la palabra escrita sea lo único que me alivie en caso de curvas. 31 días para hablaros de mis demonios personales y de mis pasiones más intensas. 31 días para que os sintáis reconfortados, soñando sobre el agua.

domingo, 4 de diciembre de 2016

Ayshel en diciembre: día 4

Colectivo Detroit: Writer Igniter

No era posible que esa repostera hubiera llamado mi atención. Ahora el pastel de manzana envenado jamás podría llegar a su prometido. Ese chico larguirucho y con la nariz en punta que había destrozado mi infancia, parte de mi adolescencia y mi carrera profesional. Ese que aunque intentaba evitarlo a toda costa siempre conseguía dejarme aislado, como en esa casa flotante y rodeada de mar en la que me había tocado vivir, porque ser el niñero de sus sobrinos, era el único trabajo que me permitía llevarme algo a la boca.

En un primer momento vi una gran oportunidad para vengarme, de hecho en numerosas ocasiones pensaba en cual sería el veneno menos reconocible y al mismo tiempo, el más letal. Pero ahora, con mi nueva condición de enamorado de su futura mujer, pensé que un beso podría doler mucho más que una muerte rápida. Sobre todo teniendo en cuenta que si cumplía con mi cometido, la mujer de azúcar, se desvanecería ante mí.

***

El reto de esta semana no lo proponemos nosotras, lo dejamos todo en manos de las máquinas, con casi el total convencimiento de que hay labores que solo las mentes humanas son capaces de realizar. 

Haz clic en el siguiente link: http://diymfa.com/writer-igniter
A continuación haz clic en : shuffle
La web te proporcionará un personaje, una situación, un elemento de utillaje, y un "escenario". 

Haz una captura de pantalla y pégala con el texto que has creado. Podéis "interpretar" las propuestas del Writer Ignater. Por ejemplo, si en setting el Writing Ignater propone un Castillo Rococó, tal vez prefiráis interpretarlo como un loft caro redecorado con antigüedades en la Plaza Mayor de Madrid. 

Veamos las alocadas propuestas. Aquí la de Adri: https://billetedecercaniaswordpress.com/2016/11/22/colectivo-detroitwriter-igniter/ y también la de Jen: http://quierosercomomaude.blogspot.com.es/2016/11/colectivo-detroit-writer-igniter.html Animaos a participar y no olvidéis compartir y hacer correr la voz. 

sábado, 3 de diciembre de 2016

Ayshel en diciembre: día 3

Hoy os cuento cosas bonitas. Ahora tengo casi veinte años, así que me toca soplar velas. Ese trabajo en el que podría ser profesional. Encencerlas y apagarlas y seguir pronunciando infinitos deseos, que espero que este año se cumplan.

Igual que ayer, hoy estaré con las Chicas y además también estarán Las Sinsombrero. Y nos volveremos locas, aunque nunca necesitemos volvernos, ya lo estamos. Ayer, las Chicas me dieron la libreta, nuestra libreta. Nunca había pensado que la llevaríamos a tan inesperado registro, me sigue sorprendiendo lo que un simple cuaderno puede llegar a significar para nosotras.

¿Me pesan mis 19? En realidad, no. El único problema es que el número no me gusta nada pero por lo demás, creo que los estoy viviendo bien y ya puedo estar agradecida por ello.

***
Hola a todos, soy Ayshel y padezco hipergrafía.

O al menos lo simularé, durante un mes, diciembre, el que siempre es feliz para mí. Para que no deje de serlo y para que la palabra escrita sea lo único que me alivie en caso de curvas. 31 días para hablaros de mis demonios personales y de mis pasiones más intensas. 31 días para que os sintáis reconfortados, soñando sobre el agua.

Image and video hosting by TinyPic

viernes, 2 de diciembre de 2016

Ayshel en diciembre: día 2

Ah, distinctly I remember it was in the bleak December,
And each separate dying ember worught its ghost upon the floor."
The Raven, Edgar Allan Poe

Mis noches están siendo perturbadoras. No es culpa del frío de diciembre, porque las gruesas mantas siempre son un alivio.

La culpa fue de mi maldita alma, porque va más allá de mi lógica durante el día. Ella decide crear historias catastróficas que se alimentan de los rayos de luna y derriten mis acaramelados sueños y los convierten en materia gris. Y todavía duele, me duele. Y todavía, me cuesta un poco dormir.

Pienso en que me duelen los pulmones, la espalda aunque quizás lo que más grave esté, sea mi corazón.

Y todavía espero que deje de doler. Y todavía, espero que me cueste un poco menos, dormir.

***
Hola a todos, soy Ayshel y padezco hipergrafía.

O al menos lo simularé, durante un mes, diciembre, el que siempre es feliz para mí. Para que no deje de serlo y para que la palabra escrita sea lo único que me alivie en caso de curvas. 31 días para hablaros de mis demonios personales y de mis pasiones más intensas. 31 días para que os sintáis reconfortados, soñando sobre el agua.
Image and video hosting by TinyPic

jueves, 1 de diciembre de 2016

Ayshel en diciembre: día 1

He comido mucho turrón de chocolate. Me lo recomendó una chica que hace vídeos y no me arrepiento de mi repentina adicción, aunque en mi acogedor hogar nunca falta de eso. También he saboreado las uvas prohibidas, esas que solo se toman una vez al año, de esas que falta poco por engullir.

El diciembre se ha despertado con aires de calma, lo que supuestamente viene después de la tormenta. Porque un noviembre descarado nos ha mojado hasta las entrañas, y no ha tenido misericordia con nadie.

Hoy lo he intentado con Class Enemy de Nigel Williams. Igual que ayer, igual que mañana. La que yo llamo, la sexta obra de teatro por leer, no se ha dejado. Y eso, que pensaba que todo iría bien después de que creyera haber comprendido Waiting for Godot.

Después de la tormenta viene la calma, y espero que venga para quedarse, no soportaría el dolor de una nueva borrasca.

***
Hola a todos, soy Ayshel y padezco hipergrafía.

O al menos lo simularé, durante un mes, diciembre, el que siempre es feliz para mí. Para que no deje de serlo y para que la palabra escrita sea lo único que me alivie en caso de curvas. 31 días para hablaros de mis demonios personales y de mis pasiones más intensas. 31 días para que os sintáis reconfortados, soñando sobre el agua.

Image and video hosting by TinyPic