sábado, 20 de agosto de 2016

Libros que he leído por obligación (escuela e instituto).

Esta entrada no va a ser una reflexión sobre si es conveniente obligar a leer a los niños y a los adolescentes, eso sería otro tema, que por otra parte, también podría abordar en el blog.

Esta entrada trata de los libros que he tenido que leer como condición para aprobar una asignatura, o para sacar nota en ella y, especialmente, mi opinión, teniendo en cuenta que las lecturas que hacía en la escuela o en el instituto nunca me llegaban lo suficiente, porque no las leía por placer.

La selección la he hecho al azar y me he dejado unos cuantos libros importantes porque no estaban en mi casa. Espero que disfrutéis tanto como yo este pequeño viaje como lectora de libros obligados:

NIVEL 1: ESCUELA DE EDUCACIÓN PRIMARIA



Leíamos bastantes libros de Dylar ediciones, con letra enorme y fuente Century Gothic.
Andrea y Andrés fue una lectura llena de ternera y de ternura sobre las aventura de dos ratones: Ratona Andrea y Ratón Andrés, que si tuviera que compararlo con otra historia sería con la novela gráfica Croqueta y Empanadilla, de Ana Oncina. Recuerdo que Un brujo que embruja era muy gracioso y El canto de las Alondras, la total antítesis de éste. Un sopor, un letargo sin fin como diría Zahara. Me dormía, al mismo tiempo que lo estaba leyendo en clase.



















También, habían libros que recopilaban cuentos. No sé si me gustó La Reina de las Nieves, pero me da mala espina cuando pienso en él. Por otro lado, El rossinyol i altres contes me hizo conocer cuentos clásicos de los que no sabía nada y me destrozó descubrir que éstos, no siempre tienen finales felices.
Por último, Els somnis de l'Aurèlia también es un libro mítico de mi infancia. Un libro que se me hizo pesado en ocasiones pero lleno de creatividad y magia. Y, además, habla sobre el enigmático mundo de los sueños.


NIVEL 2: EDUCACIÓN SECUNDARIA



La colección Edebé Periscopio quizás sea la responsable de que hoy mismo esté aquí. Pues como ya sabréis, Las lágrimas de Shiva fue un inciso entre aquellos libros que leía porque me los mandaban y aquellos libros que podía disfrutar por mi cuenta. Tanto Las luces de Septiembre como El cementerio de los ingleses fueron historias que al principio no pensaba que pudieran ni siquiera gustarme, pero poco a poco, les fui cogiendo el gusto al mismo tiempo que le cogí el gusto a la lectura.




Isabel-Clara Simó se caracteriza por exagerar los personajes a niveles incalculables, con la intención de remarcar mucho más su personalidad. Raquel es un diario que leí en un día, es un diaro en el que las inquietudes de la protagonista te apuñalan el corazón inesperadamente. Jordi Sierra y Fabra también es recurente si habéis dado la asignatura de valenciano. El somriure del diable fue una buena historia.

He incluido Medea porque es una tragedia griega que vi representada. Aprecio mucho las tragedias griegas y ir a verla, fue una grata experiencia.
Siempre me ha entusiasmado el romanticismo (el periodo). Al principio porque desataba mi vena más "cursi": el amor, la pasión, la inspiración... Y ahora, conociendo sus connotaciones más turbias, me sigue  hechizando. Por eso, fue un gran placer leer Leyendas y Rimas de Gustavo Adolfo Béquer.



Me he dejado mis lecturas de bachillerato porque la entrada se estaba quedando demasiado larga pero obviamente, si os interesa ese tema, no dudéis en pedírmelo, en la sección de comentarios.

                                  Nos vemos pronto,

Image and video hosting by TinyPic

No hay comentarios:

Publicar un comentario