sábado, 13 de agosto de 2016

El día en la playa (sí, again).

Esta entrada va dedicada a mi prima, que se llama como la primera mujer sobre la tierra, una gran amante de la playa.

'
El año pasado por estas fechas hice una pequeña oda al lugar donde suelo pasar gran parte de mis vacaciones. En ella hablé de que me apasionaba bañarme en el mar porque entre gota y gota parecía que todos los problemas se desvanecían. Podía pensar, leer y inspirarme.

No voy a decir que me haya dejado de gustar, ni que no pueda pasármelo bien con las actividades que puedes realizar en ella. Pero, como siempre digo, no soporto hacer todos los días lo mismo.

Me aburro, me canso y después me siento muy mal por no haber aprovechado el día. Yendo con mucha frecuencia a la playa, además de que a veces estoy descontenta solo por las pocas ganas de pisar su arena y paso frío, no siento que haya aprovechado mi tiempo de ocio. Tampoco me gusta demasiado que se convierta en rutina quedarme en casa y por eso, cuando paso demasiados días en casa, busco mi refugio de sal.

En esa tarde, lo disfruto mucho más.

Como sé que es posible que no me comprendáis y que os parezca vacía y contradictoria mi argumentación, os dejo que disfrutéis con unas fotos de la verdadera playa y que me digáis si os gusta pasar el verano en este relajante (a ratos) lugar:




Image and video hosting by TinyPic



2 comentarios: