sábado, 25 de junio de 2016

¿Dónde está esa chica que leía novelas juveniles de amor?

No cabe ninguna duda de que las lecturas de antes, del pasado, si han sido importantes, siempre vuelven. Siempre tienes ganas de vivirlas como la primera vez. No niego que no puedan ser igualmente disfrutables, pero siempre se suelen apreciar de maneras diferentes.

❄Winter❄: No obstante, esta entrada no va de releer esas pequeñas joyas en las que te adentras más de una vez porque siempre descubres algo nuevo y estimulante, sino de nuestras preferencias literarias.

Mis gustos han cambiado, mucho. Antes solo leía novelas juveniles de amor, después empecé a leer muy recomendadas sagas de fantasía e incluso distopías que me volvieron loca como Los juegos del hambre o Divergente. Ahora, la romántica juvenil me engancha como la nicotina pero le encuentro errores por todas partes, especialmente en los diálogos. Las distopias también me producen un efecto parecido pero las termino y no me aportan gran cosa, ningún personaje me ha enamorado como lo hizo Cuatro en su momento. Tengo un montón de sagas fantásticas empezadas y no sé si las terminaré algún día. Tengo muchos libros, apilados en la estantería, y no sé si me convencerá alguno de ellos como para llegar al fin
 Fuente                                                        de sus páginas.



Es el bello lugar donde los mundos se encuentran y descubres que no hay finales, sino que nace el infinito.: Otro aspecto que también es diferente ahora es lo poco que leo. Me han suspendido en la asignatura de lectora voraz. Me paso meses con una simple novela, solo por disfrutarla más, por el tipo de novela o porque me aburre demasiado,

Espero que las ganas de leer vuelvan, aunque he aprendido a aceptar que esta afición, en ningún momento fue una carrera catártica y, leer lento me hace apreciar el valor de aquellas palabras bien posicionadas para producir un enorme sentimiento. También me gusta ser más crítica pese que eso afecte a la hora de enfrentarme a un libro como un simple entretenimiento. Por último, ya no soy esa chica que leía novelas de amor, en general se me ha quedado pequeño el género juvenil en su totalidad así que este verano quiero ampliar mis horizontes con libros que hablen sobre mi más evidente futuro profesional, libros que hable de la educación. Asimismo, busco obras que me enseñen a entender por qué mi país se ha convertido en lo que es ahora.
Fuente

Si vosotros o vosotras habéis llegado a la misma conclusión que yo en alguna de las cosas que cito o conocéis libros de la temática que os hablo, no dudéis en escribirme. Nos vemos pronto.
Image and video hosting by TinyPic